En Mallorca, la isla más grande de las Baleares, encontrarás mucho más que un destino de sol y playa, de eso que no te quepa duda. ¿A punto para conocer las mejores cosas que hacer en Mallorca?

Pueblos entre el mar y la montaña salpicados de casas de piedra

Sóller, una combinación ideal de tradición y modernidad

port_de_soller_mallorca.jpg?1562758720

Este pintoresco pueblo del noroeste de Mallorca es de los que sorprenden, de los que dejan huella. Para que te hagas una idea: aquí podrás montar en un tranvía de madera, visitar estupendos edificios modernistas y disfrutar de una fiesta que recuerda los saqueos de los piratas.

En el centro encontrarás la plaza de la Constitución, presidida por la iglesia de San Bartolomé, pero no te vayas sin ver también el edificio modernista del arquitecto Joan Rubió, discípulo de Gaudí. ¿Sabías que entre estas cuatro paredes se encontraba el antiguo Banco de Sóller?

La verdad es que nos faltaría espacio para continuar hablando de lo mejor de Sóller, así que solo añadiremos el Museo Modernista Can Prunera, el jardín botánico y el Museo Balear de Ciencias Naturales. ¡El resto te lo dejamos a ti para que lo descubras!

Fornalutx, entre los pueblos más bonitos de España

Fornalutx_mallorca.jpg?1562758736

En el valle de Sóller y a los pies del Puig Major, el pico más alto de la sierra de Tramontana, darás con uno de los pueblos con más encanto de Mallorca: Fornalutx. Esta pequeña población de montaña, con pintorescas calles y antiguas casas de piedra, será tu remanso de paz ideal.

Seguro que no tardarás mucho en descubrir por qué se hizo con el título del primer pueblo mallorquín en formar parte del listado de pueblos más bonitos de España. Y no es que lo digamos nosotros, ¡es que es así!

Deià, en pleno corazón de la sierra de Tramontana

Deia_mallorca.jpg?1562758753

Seguro que los nombres de Valldemossa y Sóller te suenan, pero entre estas dos localidades encontramos Deià, otro pueblo mallorquín que también te seducirá.

Muchos pintores y escritores descubrieron este pueblecito encaramado en la montaña en los años 60, lo que le valió la fama de ser uno de los más bohemios de la isla. Entre sus rincones y con unas espectaculares vistas al Mediterráneo, tú también encontrarás la inspiración.

Y si tienes ganas de más, no te lo pienses dos veces: ¡anímate a visitar otros pueblos de la isla que te abrirán las puertas a lo mejor del archipiélago balear!

Entre visita y visita, un baño en las mejores aguas

¿Calas escondidas y recónditas? ¡Te ayudamos a encontrarlas!

cala_mallorca.jpg?1562758773

Aunque a día de hoy parezca imposible, lo cierto es que aún quedan muchas calas vírgenes a las que solo podrás acceder a pie.

Una de estas calas de ensueño es Cala Bóquer. Puedes llegar en coche hasta la urbanización del mismo nombre y, desde allí, deberás continuar el camino a pie, atravesando un entorno salvaje entre pinos y dos grandes peñas. A modo de curiosidad, esta playa fue refugio de pescadores, donde varaban sus barcas si les sorprendía el mal tiempo.

Otra cala alucinante es la Cala en Gossalba. Para llegar deberás caminar entre acantilados y salvar algunos desniveles durante algo más de dos kilómetros. Eso sí, vale mucho la pena, puesto que su característica forma de U, sus dimensiones reducidas, su orientación sureste-suroeste y el hecho de estar rodeada de montañas y pinos la convierten en una de las más bonitas de Mallorca.

La lista de calas mallorquinas es interminable, e incluso es posible que todavía queden más por descubrir. ¡De lo que no cabe duda es que a tus amigos les encantarán tus fotos!

Gastronomía mallorquina

¿La prefieres lisa o rellena?

ensaimada_de_mallorca.jpg?1562758792

La ensaimada, elaborada con harina de fuerza, agua, azúcar, huevos, masa madre y manteca de cerdo, es la reina de la repostería tradicional de Mallorca, eso seguro que lo sabes. Puedes pedirla lisa, es decir, sin relleno, o con cabello de ángel, sobrasada o casi cualquier ingrediente que puedas imaginar. ¡Te costará decidir cuál es la que más te gusta!

Pero en Mallorca no solo se alimentan de dulce. El arròs brut (que literalmente significa "arroz sucio") es un arroz caldoso y especiado, cocinado originalmente con productos de la huerta y carne que también podrás saborear en cualquier restaurante mallorquín.

La capital

Palma de Mallorca, castillos, catedrales y palacios

palma_de_mallorca.jpg?1562758810

La inmensa catedral de Santa María, conocida como La Seu, será la encargada de darte la bienvenida a la capital. Este monumento gótico, que empezó a construirse en el siglo XIII, domina el horizonte de la bahía. Además, la capilla del Santísimo es el hogar de un mural creado por Miquel Barceló entre 2001 y 2006.

No muy lejos de la catedral encontrarás el palacio de la Almudaina, una impresionante fortaleza de estilo árabe que hoy en día es una de las residencias de la familia real en las Baleares, junto con el palacio de Marivent.

Al oeste de la ciudad, situado en la cima de un cerro, tienes el castillo de Bellver, construido a principios del siglo XIV por orden del rey Jaime II de Mallorca. ¿Sabías que este es el único castillo medieval redondo de España y el primero de esta planta que se construyó en Europa?

Pero Palma es mucho más que catedrales, palacios y castillos: aprovecha para perder la noción del tiempo entre las calles y las plazuelas del precioso casco antiguo hasta llegar a la plaza Mayor, que ocupa el solar que antaño fue la sede de la Inquisición.

Siguiendo por aquí llegarás a la Lonja, o Sa Llojta en catalán, una de las obras maestras de la arquitectura gótica de Mallorca. Sobre la puerta de entrada encontrarás una gran escultura del Ángel Custodio, que se atribuye al mismo arquitecto que diseñó el edificio, Guillem Sagrera.

Un último consejo: para captar toda la belleza de Palma, inmortaliza la curiosa forma de las barcas de pescadores típicas de las Baleares con los pinos y las palmeras de fondo. ¡Uno de los mejores recuerdos que te llevarás a casa!