Londres no solo cuenta con infinidad de museos, sino que ofrece numerosas actividades para entretener y educar a los pequeños viajeros. Descubre con nosotros ideas para disfrutar de un viaje mágico completamente "kids friendly" en una metrópoli animada y dinámica como Londres.

Medios de transporte para descubrir Londres con los niños

La manera más divertida es seguramente el autobús turístico, ya que lleva de paseo por la ciudad y permite obtener una panorámica general de Londres sin que los niños se cansen caminando. Por lo general, hace diversas paradas en las que se puede bajar y, una vez hecha la visita, se puede volver a subir en el autobús.

También puede ser buena idea alquilar una bicicleta para descubrir sobre ruedas los numerosos parques de Londres, como el impresionante Hyde Park.

Si quieres tener un punto de vista complemente diferente, puedes visitar Londres con los niños en barco. Puedes elegir entre numerosos itinerarios, pero te recomendamos uno en particular, que no es demasiado largo: el del Tate to Tate Boat. Se trata de una embarcación decorada por el famoso artista inglés Damien Hirst que une las dos sedes del museo Tate, la Tate Modern en Bankside y la Tate Gallery en el centro de Londres. Además, ambos museos ofrecen espacios y actividades para niños.

Londres al aire libre con los niños

Si el tiempo lo permite, puedes hacer muchísimas cosas con los niños en Londres, desde presenciar el clásico cambio de la guardia de Buckingham Palace hasta visitar los maravillosos parques y jardines de la ciudad.

En los jardines de Kensington, a orillas del lago Serpentine, se encuentra la estatua de Peter Pan que encargó el propio J. M. Barrie, el creador del personaje. El escritor decidió no celebrar ningún festejo ni ceremonia de inauguración, sino que indicó que se instalara de noche para que los visitantes de los jardines pensaran que había aparecido por arte de magia el 1 de mayo de 1912.

Estatua de Peter Pan en Kensington Gardens

También en los jardines de Kensington se encuentra un precioso parque infantil dedicado a la Princesa Diana e inspirado en el País de Nunca Jamás, con un barco pirata como el del Capitán Garfio, tipis, toboganes, esculturas y muchos juegos.

En St. James's Park se pueden contemplar patos y ardillas, y en los alrededores de la Duck Island habitan pelícanos que se pueden ver entre las 14:30 y las 15:00 cuando salen a comer. En el interior también hay un parque infantil con divertidas atracciones, una zona de arena, un puente colgante y un espacio con rocas que hará las delicias de los pequeños escaladores.

St. James Park, un espectáculo bellísimo tanto en primavera como en otoño by Colin - Under Creative Commons license CC BY SA-2.0

Actividades e ideas para realizar con los niños en Londres en caso de lluvia

Si te encuentras de viaje en Londres con los niños y llueve, podéis pasar un día muy divertido en el Museo Horniman, en Forest Hill (http://www.horniman.ac.uk). Se trata de un museo gratuito pensado especialmente para los más pequeños, cuyas salas de antropología e historia natural captarán rápidamente su atención. En el museo se organizan numerosas exposiciones, conciertos, festivales, espectáculos y talleres. Además, incluye un acuario y una sección con más de 1600 instrumentos musicales que se pueden tocar. Es un paraíso para niños y adolescentes, en pleno corazón de un inmenso parque al sur de Londres.

Si a tus hijos les gustan los barcos y las aventuras en el mar, cerca de Tower Bridge está anclado el HMS Belfast, un antiguo buque de guerra donde podrán conocer cómo era la vida a bordo y descubrir todos los secretos del puente de mando. Para visitarlo, podéis tomar la Northern Line o la Jubilee Line y bajaros en la parada London Bridge.

¿Tus hijos han soñado alguna vez con pasar una noche en el museo después de ver la película homónima? Pues en Londres, los sueños se hacen realidad: en el Museo de Historia Natural, ubicado en Cromwell Road, el programa Dino Snores for Kids permitirá a tus hijos realizar actividades por la tarde en el museo, dormir de acampada junto a un enorme esqueleto de dinosaurio y realizar más actividades la mañana siguiente. El programa está destinado a niños de entre 7 y 11 años. Encontrarás toda la información en el sitio web del museo (www.nhm.ac.uk/visit/exhibitions/dino-snores.html).

También podría apeteceros hacer una excursión en tren al Palacio de Hampton Court, a aproximadamente una hora de Londres. Además de admirar la fastuosidad arquitectónica del estilo Tudor y el mobiliario, podréis disfrutar de una entretenida velada con los actores que interpretan a Enrique VIII, a Ana Bolena y a numerosos cortesanos, que os contarán historias y anécdotas sobre la vida en la corte.

De compras con los niños por los comercios londinenses

En todo viaje que se precie a la capital europea de las compras, no puede faltar una jornada dedicada a ir de tiendas. Si quieres que tus hijos se conviertan en auténticos príncipes y princesas, recurre a la elegancia británica de Caramel (291 Brompton Road), cuya colección está diseñada por Eva Karayiannis, la mismísima creadora de la marca. Una vez resuelto el tema de la ropa, pasemos a los juguetes. En Semmalina (225 Ebury Street) encontrarás no solo artículos para niños, como muñecos, animales de goma, cochecitos de juguete y juegos de construcción, sino también disfraces, caretas, golosinas, libros y accesorios para la habitación de los niños, todo ello en un ambiente pensado para los más pequeños. Para poneros al día de las propuestas editoriales infantiles más interesantes, dirigíos a Tales on Moon Lane (25 Half Moon Lane), una encantadora librería para familias.

Dónde comer en Londres con los niños

Para que los mayores se tomen un aperitivo con total tranquilidad y los niños se sientan libres en un ambiente semejante al de una casa rural, no hay mejor lugar que la cafetería Frizzante (www.frizzantecafe.com), con una atmósfera familiar y un agradable jardín. Se encuentra justo al lado de la Hackney City Farm, una granja urbana en pleno corazón del East End que cuenta con ovejas, cerdos, cabras y burros.

Para que el momento de la comida sea una auténtica fiesta para los niños, dirigíos a The Rainforest Cafe (www.therainforestcafe.co.uk/) que, como su nombre indica, recrea el ambiente propio de una selva tropical, con un acuario, lluvias tropicales y hasta animales de la jungla.

Cómo llegar a Londres y desplazarse por la ciudad

Desde España, el vuelo a Londres es de alrededor de dos horas, en función de la ciudad de origen. Existen numerosas compañías aéreas con las que se puede volar a los principales aeropuertos londinenses. En general, Luton y Stansted, al norte de la ciudad, son la base de operaciones de las compañías de bajo coste, mientras que las compañías aéreas tradicionales suelen volar a Gatwick y Heathrow. Todos los aeropuertos están conectados con el centro mediante autobús y tren, aunque conviene comprobar previamente cuál es el servicio más cómodo en función del destino en la ciudad.

Una vez en Londres, si pensáis usar a menudo los medios de transporte públicos, comprad una tarjeta Oyster, que es una tarjeta de prepago recargable con la que las tarifas de los billetes sencillos resultan más económicas. Los niños de hasta 10 años pueden viajar gratis por casi toda la red de medios de transporte públicos, mientras que los niños de 10 a 15 años tienen descuento. Pedid información en las taquillas y disfrutad de la visita a Londres.

Fotografía de portada: La guardia real vigilando.