¡No te pierdas Valencia en Semana Santa!

1- Visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Una de las visitas indispensables en la Valencia contemporánea es la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Sus edificios -el Oceanográfico, el Umbracle, el Hemisférico, el Museo de la Ciencias y el Palacio de las Artes- forman un conjunto perfecto para los amantes de la cultura y el arte, de las ciencias y de los animales. Entre las originales estructuras arquitectónicas se abren paseos, plazas con restaurantes y pérgolas arboladas para disfrutar de un momento de descanso después de las intensas visitas.

Vista aérea de la ciudad de las Artes y las Ciencias. By Photograph by Mike Lowe of the architecture of Santiago Calatrava in collaboration with Félix Candela (Photograph by Mike Lowe) , via Wikimedia Commons

2- Tomar un buen vaso de horchata.

La mejor manera de apaciguar el calor que reina en verano en la ciudad es con una horchata bien fresquita que se puede encontrar en muchos de los locales del centro. Hay una amplia oferta entre la que escoger, pero muchos valencianos coinciden en que lo mejor es ir al cercano pueblo de Alboraya ya que en la Horchatería Daniel (Av. de la Horxata, 41) preparan una de las mejores. Para poder comparar, muy cerca se encuentra la Horchatería Els Sariers (C/ Sarcet, 6), que también cuenta con gran fama. Una tradición culinaria es acompañar esta deliciosa bebida con los fartons, un bollito alargado que se moja en la horchata.

Manuel Martín Vicente , via Wikimedia Commons. Horchata con fartons: By Photocapy , via Wikimedia Commons.

3- Ir de copas por Ruzafa, el barrio de moda.

De la Plaza del Baró de Cortés, donde se encuentra el mercado de Ruzafa, parte la ruta por el barrio más de moda de la ciudad. Con calles estrechas y edificios de fachadas de colores, esta zona esconde algunos de los mejores restaurantes y bares de copas de Valencia. Se pueden probar sabrosas tapas a precio asequible en La Consentida (Dr. Serrano, 22) o los platos más tradicionales de la región en la Cervecería Malpi (Maestro José Serrano, 1).

Iglesia de San Valero en el barrio de Ruzafa. By Enrique Íñiguez Rodríguez (Qoan) (Own work) , via Wikimedia Commons.

4- Recorrer la Valencia más verde.

Valencia disfruta de un parque natural urbano en el mismo centro. Los jardines del Turia son una extensión verde de más de 9 kilómetros que prácticamente atraviesan la ciudad de lado a lado. Perfectos para pasear y hacer deporte, es aconsejable recorrer los jardines en bicicleta ya que ésta permite moverse de forma más rápida y así poder visitar todo el parque y conocer los diferentes puentes que lo cruzan, testimonios de la historia de la ciudad.

Puente en los Jardines del Turia. By Adelheid Bischoff (taken by Adelheid Bischoff) , via Wikimedia Common

5- Callejear por el barrio del Carmen.

Encajado entre el perímetro de las antiguas murallas, el casco histórico de Valencia es un lugar para caminar y perderse por sus callejuelas, descubriendo vestigios del periodo musulmán y cristiano, como las murallas. Desde la Puerta de Serranos se puede tomar la calle dels Serrans, seguir por la dels Cavallers y tomar la calle de Quart para llegar hasta la Torre de Quart. Estos dos iconos de la ciudad unidos por este itinerario, junto con las murallas, conformaban las defensas de la ciudad en la Edad Media.

Puerta de Serranos, barrio del Carmen By Juandetorres (Own work) , via Wikimedia Commons

6- Admirar los edificios de plaza de la Virgen.

Muy cerca del barrio del Carmen encontramos una de las visitas imprescindibles de la ciudad, la plaza de la Virgen que tiene a su alrededor los edificios más importantes de Valencia. La catedral, con su imponente puerta de la Almoina de estilo románico, la basílica de la Virgen de los Desamparados, patrona de la ciudad, y el palacio de la Generalitat valenciana. Resulta muy agradable acercarse a la plaza al atardecer, cuando la débil luz del sol tiñe las fachadas de color amarillo intenso.

Catedral de Valencia desde la plaza de la Virgen Diego Delso , via Wikimedia Commons

7- No perderse el Mercado Central.

En el mismo casco antiguo y a pocos minutos a pie de la catedral se halla el Mercado Central de Valencia (Pl. Ciutat de Bruges). La estructura del edificio, de estilo modernista, es muy llamativa por su enorme fachada exterior, coronada por una cúpula que filtra la luz al interior. Se trata de uno de los mejores lugares para conocer el carácter valenciano recorriendo los pequeños comercios de frutas, verduras, carne y pescado que llenan el edificio de olores y colores y mucha vida.

Cúpula del Mercado Central de Valencia desde el interior Diego Delso , via Wikimedia Commons.

8- Saber más de la cultura valenciana.

Las tradiciones, la cultura y la historia de Valencia están presentes en sus calles y también en la amplia oferta de sus museos. Para los amantes de la historia del arte, el Museo de Bellas Artes (Sant Pius V, 9) será la mejor opción. El Museo de Historia de Valencia muestra el pasado de la ciudad desde sus orígenes hasta la actualidad (C/Valencia, 42, Mislata) y para conocer a fondo uno de sus mayores símbolos, las fallas, el Museo Fallero (Pl. Monteolivete, 4) espera al visitante con toda la información sobre la tradición más popular de la ciudad del Turia.

9- Comer cerca del mar.

Como toda ciudad mediterránea, Valencia vive abierta al mar y por ello una vista al puerto es imprescindible para conocer el carácter de sus habitantes. Son muy llamativos los tinglados o almacenes, con decoraciones que remiten al mundo marítimo y al comercio, o el edificio del Reloj (Muelle del Grao, s/n), reconocible por la torre blanca con un reloj en su parte más alta. Justo al norte de la Marina Real empieza la playa de la Malvarrosa, ideal para darse un refrescante baño y, a continuación, dirigirse al restaurante La Pepica (Paseo Neptuno, 6), un histórico local donde sirven auténticas y deliciosas paellas valencianas.

Playa de las Arenas. By Manuel M. Vicente from Spain (Flickr) , via Wikimedia Commons

10- Hacer una excursión por el Parque Natural de la Albufera.

Al sur de Valencia se extiende el Parque Natural de la Albufera, una zona de humedales protegida como parque natural, donde se cultiva gran parte del arroz que se guisa en las famosas paellas de la región. Se pueden hacer rutas a pie, en bus o en barca por la reserva natural que descubren la fauna que habita esta área única en el país.

Lago de la Albufera al atardecer. By Fev (Own work) , via Wikimedia Commons

ENCUENTRA HOTEL EN VALENCIA

Fotografía de portada: Playa de la Malvarrosa. Manuel Martín Vicente , via Wikimedia Commons.