Un estudio realizado en 2018 por Northstar Research Partners para Expedia revela que la privación de vacaciones o días libres alrededor del mundo sigue subiendo.

Los datos recogidos por este estudio no son nada prometedores, ya que se puede ver un aumento de carencia de días de descanso en toda la población adulta a nivel global: si en 2016 el 49% de adultos declaraban que les faltaban días libres, en 2018 la cifra alcanza el 58%.

En este estudio observamos diferencias culturales en cuanto a la sensación de merecimiento de vacaciones: un 22% de japoneses se sienten culpables de tomarse unas vacaciones, frente al 79% de españoles e italianos que no sienten en absoluto culpa, ya que son un derecho adquirido por los trabajadores a lo largo de los siglos.

Un gran problema que se extiende en todo el mundo es que, en el momento de tomarse unos días de descanso, solamente un tercio de los trabajadores son capaces de alejarse totalmente de clientes, compañeros de tabajo, supervisores o de sus subordinados. Es decir, dos tercios de tabajadoras y trabajadores no tendrán la posibilidad de desconectar totalmente del trabajo en sus vacaciones.

Y este problema nos lleva a que más de la mitad de los viajeros (58%) necesitan más de un día completo para dejar de sentir nervios y estrés relacionado con el trabajo. Solamente el 26% de personas se sienten relajadas en el momento de tomarse las vacaciones y un 14% se siente relajado tras el primer día libre.

Centrándonos en España, observamos que, de media, los trabajadores y trabajadoras españoles tienen disponibles 30 días al año y que esa misma es la cifra media de días libres que se toman anualmente. El 86% de los trabajadores se toman todos sus días de vacaciones para su disfrute, mientras que en Reino Unido o Alemania solamente lo hacen el 77% de empleados.

De este estudio se extraen también datos sobre los beneficios que aportan las vacaciones tanto a nivel personal como en la propia productividad y capacidad de trabajo del empleado que ha disfrutado de sus días libres. Por ejemplo, más del 80% de los españoles encuestados tienen una actitud más positiva, se sienten más concentrados y más productivos después de unas vacaciones. Y es que volver al trabajo más relajados hace que aumente la motivación, se reduzca el stress y que aumente la motivación por la actividad que desarrollamos.

A nivel personal más del 90% de los trabajadores españoles sienten que sus vacaciones son necesarias e importantes para su bienestar y su salud, que son el momento de "resetear" y rejuvenecer. Además sienten que tras unas buenas vacaciones, en vez de sentirse ansiosos o preocupados, tienen más fuerza para asumir nuevos retos.

Viendo todos los efectos positivos que unas buenas vacaciones pueden tener a nivel individual y a nivel laboral, nos preguntamos cuál es la manera en la que los trabajadores y trabajadoras podrían disfrutar al máximo de su tiempo libre, y hemos pensado las siguientes recomendaciones.

Consejos para disfrutar de tus días libres al máximo

-Une días libres con fiestas nacionales: así puedes aprovechar los fines de semana entre fiestas para que tus días libres cundan mucho más.

-Comienza las vacaciones desde casa: pon tu música favorita mientras haces la maleta, abre un vino y brinda con las personas con las que sales de vacaciones por un maravilloso viaje, lee libros o ve películas relacionadas con el lugar que vas a visitar... ¡el "precalentamiento" también forma parte de tu viaje!

-Desconecta los datos de tu teléfono móvil, o si no puedes o no quieres, deja el móvil en silencio y no lo tengas constantemente a mano para evitar mirar correos o mensajes del trabajo.

-Planifica tus vacaciones y las actividades que quieres hacer, pero no olvides dejar tiempo para el descanso total y para la improvisación. Nuestras vidas ya están lo suficientemente planificadas como para, además, organizar unas vacaciones al milímetro.

-Evita dejar gran cantidad de trabajo para hacer a la vuelta de tus vacaciones, de esa forma tu cabeza estará menos saturada cuando te vayas de viaje y, a tu vuelta, podrás comenzar a trabajar a un ritmo menos frenético.

-Aprovecha las vacaciones para comenzar con hábitos saludables que puedas continuar en tu vida cotidiana: aprende nuevas recetas, sal a correr, apúntate a clases de yoga o de algún deporte que siempre hayas querido probar... Esta parte de las vacaciones puede quedarse contigo para siempre.

-No olvides que son tus vacaciones. Haz todo aquello que deseas y que te gusta hacer, no te ciñas a listas imposibles de todos los lugares que no te debes perder ni llenes tus días de actividades que no te apetecen. Piensa en ti y en tu bienestar y eso repercutirá tanto en tu trabajo como en tu vida familiar cuando vuelvas a tus rutinas.