Aprovecha la Semana Santa para viajar a Málaga

Sábado

9,30. Desayuno

La mayoría de los malagueños coinciden en que uno de los lugares que hay que visitar para tomar un desayuno potente y cargarse de energía es el Café Central, en plena Plaza de la Constitución, situada en el corazón del casco antiguo. ¿Lo más típico? ¡Porras con chocolate!

10,30. El arte de Málaga

Tras el desayuno es un buen momento para acercarse a conocer la gran oferta cultural y artística que nos propone Málaga. La ciudad natal de Picasso tiene un estupendo museo dedicado al pintor a pocas calles de la plaza de la Constitución. Además de las exposiciones temporales, podremos conocer el entorno más cercano al célebre artista español y las diferentes épocas por las que pasó su pintura.

Museo Picasso By Llecco (Own work) , via Wikimedia Commons.

12,00. Museo Carmen Thyssen

Desandando un poco el camino y al otro lado de la plaza de la Constitución se encuentra el Museo Carmen Thyssen. Es uno de los más modernos de la ciudad en el que las obras de los pintores españoles del siglo XIX brillan con una presencia especial.

13,30. Comida en Las Merchanas

A estas alturas del día, y con el calor que ya empieza a apretar fuerte en esta época, se impone un alto para tomar unas tapas con un vino o una cerveza fría en una de sus terrazas, y un buen lugar puede ser Las Merchanas (Calle Mosquera, 5), una taberna cofrade donde, a pesar de no ser Semana Santa, se puede sentir el arraigo de esos días tan tradicionales en cualquier ciudad andaluza.

15,30. De paseo por el centro histórico

Por la tarde es recomendable dar un paseo tranquilo por la calle Marqués de Larios, una de las avenidas más conocidas de la ciudad y que ofrece una de sus imágenes más clásicas, sobre todo en pleno verano cuando se cubre la parte alta con lonas para apaciguar el calor. A una calle de distancia nos encontramos con la catedral, conocida popularmente como la Manquita por su torre inacabada.

La bulliciosa calle Larios By kainita , via Wikimedia Commons

Para terminar este pequeño recorrido, nos acercaremos al Jardín Botánico de la Concepción, donde tanto en primavera como en verano muestra un aspecto exuberante. Aún así es recomendable ir haciendo pequeñas paradas por el camino en las apetecibles terracitas que nos iremos encontrando para beber algo fresco y disfrutar del estilo de vida malagueño.

Jardín Botánico de la Concepción By paolotrabattoni.it , via Wikimedia Commons

19,30. El puerto antiguo

No vamos a encontrar un mejor sitio para ver el atardecer que el puerto viejo. Caminando por el Paseo Marítimo se llega a esta parte de la ciudad, que ha sido remodelada recientemente, y donde, después de relajarnos mirando el mar, podremos escoger uno de los restaurantes para cenar disfrutando de la brisa marina.

21,00. Cena en los muelles

En esta zona hay locales para todos los gustos y bolsillos. Además de los clásicos chiringuitos a pie de playa, se pude comer buen marisco y pescado fresco en la Marisquería Godoy (Muelle Uno) y, los amantes del asador, pueden decidirse por un buen plato de carne en Toro (Paseo de la farola, Muelle uno).

DOMINGO

9,30. Desayuno

Este segundo día nos dirigimos hacia la Alcazaba. Después de desayunar por la zona, tendremos la oportunidad de ver una de las imágenes que mejor resumen el pasado histórico de la ciudad. Junto a la Alcazaba, la fortaleza de herencia árabe, se erigen las ruinas del teatro romano; la acumulación de culturas que han pisado esta tierra han conformado el carácter hospitalario de los malagueños.

Teatro romano de Málaga By andynash , via Wikimedia Commons.

13,30. Pequeño tentempié antes de regresar

De vuelta al centro y antes de dejar atrás este completo fin de semana, podemos hacer la última parada en el bar La Campana, donde, con una bebida fresca y unas tapas, nos despediremos con buen sabor de boca de la ciudad.

¡Encuentra tu hotel en Málaga!

Fotografía de portada: Vista de la Catedral de Málaga desde la Alcazaba: By paolotrabattoni.it , via Wikimedia Commons