Según la mitología griega el nombre de Gadir provenía del rey Gadiro, hijo de Poseidón. Por este lugar también pasó Hércules, quien tras culminar su décimo trabajo, colocó las dos famosas columnas que marcaban el límite del mundo conocido. Cádiz, de fundación fenicia y considerada la ciudad más antigua de occidente, es un destino indispensable para todos los amantes de la historia.

Baelo Claudia

En Tarifa y junto a la espectacular playa de Bolonia, Baelo Claudia es una visita imprescindible por su belleza y su estado de conservación. Fundada a finales del siglo II a.C. sobre un asentamiento fenicio-púnico, alcanzó su esplendor en los siglos I y II d.C. gracias a su importancia portuaria pero sobre todo a la pesca y la industria del salazón y del garum, una salsa realizada a base de vísceras de pescado muy consumida en el Imperio Romano y cuyo uso se cree que podría semejarse a la salsa de soja de la cocina asiática. En el conjunto arqueológico, además del museo, pueden visitarse la Puerta de Carteia, las murallas, la cisterna, los acueductos, el templo de Isis, el teatro, las factorías de salazón, las termas, el mercado, la basílica y el foro.

El Poblado Fenicio de Doña Blanca

Junto al Puerto de Santa María encontramos este poblado fenicio, de visita obligada por su antigüedad. Si bien los restos más antiguos que se han encontrado datan del III milenio a.C., fue en el siglo VIII a.C. cuando los fenicios se asentaron en esta zona y la habitaron hasta la Segunda Guerra Púnica, en el siglo III a.C. En este yacimiento se pueden ver restos de las murallas, viviendas y una necrópolis.

Cádiz

A pesar de que las excavaciones sean más difíciles de realizar ya que gran parte de los yacimientos están en zonas residenciales, hay que considerar la ciudad como un área arqueológica en sí misma. Al igual que el poblado de Doña Blanca, la fundación de Cádiz se la debemos a los fenicios y aunque las referencias escritas se remontan al 1100 a.C., las evidencias arqueológicas más antiguas datan del siglo VIII a.C. En cualquier caso es uno de los asentamientos fenicios más antiguos de occidente y un importantísimo enclave portuario. Visitas obligadas son el teatro romano y la fábrica de salazones ambos del siglo I a.C., el yacimiento arqueológico Gadir bajo el Teatro del Títere, la Casa del Obispo, que muestra la evolución de la ciudad desde sus orígenes hasta el siglo XVIII, y el Museo de Cádiz con una significativa colección en la que destacan los sarcófagos antropoides fenicios del siglo V a.C.

"Vista de la playa junto al centro de Cádiz" por Harlock20 - Trabajo propio CC BY-SA 3.0 http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/ vía Wikimedia Commons.

Medina Sidonia

Pueblo blanco entre la bahía de Cádiz y la preciosa serranía, Medina Sidonia es una visita imprescindible. Si bien se cree que es de fundación fenicia, no hay evidencias históricas. Ya en el siglo I a.C se hallan restos romanos como las cloacas, la calzada y el puente. No dejes de visitar los arcos musulmanes y el conjunto arqueológico Cerro del Castillo en el que hay vestigios del castellum romano, el alcázar árabe y el castillo medieval.

"Medina Sidonia" por Turismo Cádiz CC BY 2.0 https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/ (https://www.flickr.com/photos/turismocadiz/15650059719/in/album-72157647060096713/)

Centro de Arqueología Subacuática

El litoral de Cádiz es un enorme yacimiento arqueológico subacuático, que engloba restos desde la época fenicia hasta nuestros días. Este patrimonio nos habla de puertos y ciudades sumergidas, la entrada de barcos cargados de oro y materias primas de América o conflictos bélicos como la batalla naval de Trafalgar de 1805. En la playa de la Caleta de Cádiz, en un precioso edificio que fue un antiguo balneario, está el Centro de Arqueología Subacuática de Andalucía donde se investiga este patrimonio bajo las aguas.