El Berlín oscuro y gris de antaño se convirtió, tras la caída del muro, en punto de reunión de artistas de todo el mundo empeñados en dotar a la ciudad de color y vida. Hoy en día, Berlín engloba la mayor concentración de arte urbano de todo el continente. Por eso, si viajas a la capital germana, abre bien los ojos mientras paseas por sus calles y presta especial atención a las fachadas sin restaurar, a las zonas aún sin edificar, a las paredes, a los muros e incluso al mobiliario urbano. Cuando menos te lo esperes, puedes encontrarte con una vistosa obra de arte urbano en Berlín.

East Side Gallery

pattern-graffiti-painting-art-illustration-design-893617-pxhere.com.jpg?1574938573

La visita a la mayor galería de arte al aire libre del mundo es obligada en Berlín. Se trata de una sección de 1300 metros de lo que antes fuera el muro de Berlín, en la calle Mühlenstrasse, a lo largo de la ribera del río Spree. En los años 80, el artista francés Thierry Noir observa desde la ventana del antiguo hospital abandonado en el que vive como okupa lo triste y gris que es el muro, así que decide pintar su cara occidental por las noches y a escondidas. Tras su caída, diversos artistas, inspirados por su acción, deciden intentar salvar de la demolición una parte del muro expresando al mundo su sentimiento con respecto a él y lo que significó la separación. En la actualidad hay 103 grafitis de artistas de todo el mundo cuya temática central es el cambio que se ha producido a partir de la caída del muro. El conocido beso del líder comunista Erich Honecker de la RDA con su homólogo soviético Leónidas Breznev, pintado por Dimitri Vrubel, se encuentra aquí.

Tacheles

7993402667_3f029a4ec4_k.jpg?1574938671

En 1990, un grupo de jóvenes artistas okupó este antiguo almacén que permanecía en ruinas desde los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y lo convirtió en el centro cultural alternativo más famoso de Berlín. Durante más de dos décadas se convirtió en el lugar ideal para disfrutar de exposiciones y música en directo. Además, albergaba varios estudios de pintores, escultores, músicos... Desde 2012 el edificio de la calle Oranienburger se encuentra desalojado y bastante deteriorado, pero aún es posible contemplar el arte urbano de sus fachadas y, sobre todo, el famoso mural How long is now en un lateral.

Raw Tempel

6880056882_c685cd9037_o.jpg?1574938972

https://www.flickr.com/photos/22578371@N08/6880056882

Otra zona espectacular en cuanto a grafitis y murales se refiere que hará las delicias de los amantes del arte urbano. Se trata de un antiguo hangar de trenes junto a las viejas vías de la Alemania oriental reconvertido en uno de los centros socioculturales independientes más interesantes de Berlín, que da cabida a proyectos relacionados con pintura, música, teatro y actividades sociales, además de albergar bares, discotecas, mercadillos y hasta un estudio de tatuajes. Te sorprenderá la cantidad de grafitis y murales que cubren sus paredes.

Barrio de Kreuzberg

31032500722_bd4fe3013e_k.jpg?1574939040

https://www.flickr.com/photos/129231073@N06/31032500722

El barrio turco de Berlín alberga algunos de los mejores y más conocidos grafitis de la ciudad. Este vecindario es una verdadera galería al aire libre con calles y portales llenos de pintadas y murales. Allí verás obras tan conocidas como Hombre amarillo de Os Gêmeos, en la calle Oppelner, Astronauta en Berlín de Victor Ash, en Mariannenstrasse, y Hombre rosa, una figura formada por una multitud de pequeños humanos desnudos que intentan sostenerse unos a otros mientras está a punto de comerse a uno de ellos. No dejes de pasearte por la calle Bulowstrasse para contemplar algunos de los edificios mejor decorados y más fascinantes de Berlín.

Teufelsberg

MaxPixel.net-Teufelsberg-Graffiti-Berlin-Street-Art-Dome-2421268.jpg?1574941200

En la colina de Teufelsberg se encuentra una antigua estación que los estadounidenses utilizaron para espiar a los soviéticos durante la Guerra Fría. Al quedar abandonada, se convirtió en el espacio perfecto para que diversos artistas llenaran sus paredes con su arte. Hoy en día se encuentra totalmente cubierta por espectaculares grafitis. Podríamos decir que se trata de uno de los lugares más extraños de Berlín, pero a la vez de uno de los más coloridos y atrayentes. Por si fuera poco, es uno de los mejores miradores de la capital.

Haus Schwarzenberg

35745718054_6beec34651_k.jpg?1574941320

https://www.flickr.com/photos/lespetitescases/35745718054

En la calle Rosenthaler número 39 existe un pintoresco callejón totalmente cubierto de grafitis que da entrada a este conjunto de patios de lo más colorido y alternativo: sus paredes desconchadas repletas de murales, cut-outs, calcomanías y toda una serie de técnicas creativas están en constante transformación. Además, el espacio alberga varios talleres de artistas, un cine y dos pequeños museos, uno dedicado a Ana Frank y otro a Otto Weidt, un empresario berlinés dueño de un taller de pinceles que durante el nazismo ayudó a esconderse a cientos de judíos. En definitiva, se trata de un espacio libre dedicado a personalidades y artistas de todo el mundo.

Se podría decir sin riesgo a equivocarse que la capital alemana, más que una ciudad, es una galería de arte. No puedes visitar Berlín sin recorrer estos focos de arte urbano que te proponemos, ya que son la expresión más viva de la ciudad, están por todos lados y la capital realmente no sería la misma sin ellos.