Una buena cena

En una isla mediterránea como Ibiza la buena gastronomía está presente por todos los costados, con ofertas para todos los gustos y todos los bolsillos. Se puede probar un pescado o una paella excelentes en el restaurante El Chiringuito de la Cala Gracioneta (Sant Antoni), o bien unas de las mejores tapas de la isla a precio económico en el Rincón de Pepe (calle Sant Mateu, 6), en Sant Antoni. Para una cena más rápida pero igualmente sabrosa y asequible podemos acercarnos a The Booo Restaurant, en Ibiza ciudad. Cerca de la playa de Ses Figueretes, este local sirve unas hamburguesas saludables y de calidad en su acogedora terraza trasera.

Paseos bajo la luna

Otra buena manera de disfrutar de las cálidas noches ibicencas es caminar tranquilamente a orillas del mar a lo largo del Paseo Marítimo mientras la brisa marina anima nuestros pasos. Este recorrido empieza en la calle Santa Eularia, y transcurre por el muelle de los barcos que van a Valencia. Tras pasar por el Club Náutico y el puerto pesquero, el paseo Joan Carles I se cruza con la avenida Santa Eularia, donde empieza el puerto viejo. Si miramos hacia atrás veremos como la catedral de Santa María se levanta en lo alto de la ciudad, protegida por sus murallas. Otra opción es situarse en la catedral de Santa María y callejear para disfrutar del ambiente de Dalt Vila, el barrio viejo, mientras bajamos hacia el puerto.

Catedral de Santa María de noche By GanMed64 , via Wikimedia Commons

Bailar hasta el amanecer

Una gran parte de los visitantes de este enclave mediterráneo viene atraído por las animadas fiestas nocturnas que ofrecen los locales de la isla. El ambiente en las discotecas no empieza hasta la 1 de la madrugada por lo que la gente se reúne en el puerto a tomar las primeras copas. Ya en plena fiesta las opciones son muchísimas: la Playa d'En Bossa, caminando unos 20 minutos o en taxi donde se puede tomar algo en los bares de alrededor de la discoteca Bora Bora, o entrar directamente en el local que promete fiesta hasta que salga el sol a escasos metros de la playa. Cerca de Bora Bora hay otra de las discotecas más conocidas de la isla, Space Ibiza, uno de los mayores referentes de la música electrónica y en sus carteles siempre se encuentran los mejores dj's.

Pero si hay una discoteca histórica en Ibiza ésta es Pachá. Celebra las fiestas más famosas como la "flower power" u otra con el dj David Guetta, que atraen a muchísima gente. Aunque es el local más pequeño de todos, es uno de los que tiene más tradición. Está justo detrás del puerto deportivo.

Es importante saber que las entradas hay que comprarlas con antelación y que las venden en muchas de las tiendas del pueblo. Es fácil conseguir descuentos si previamente se han frecuentado las zonas de ambiente mencionadas.

Atardeceres inolvidables

Nadie puede marcharse de Ibiza sin haber contemplado un atardecer en la playa. La oferta es variadísima de manera que cada uno puede encontrar la forma perfecta de disfrutar ese momento del día. Uno de los lugares más conocidos es el Café del Mar, en Sant Antoni de Portmany (calle Vara de Rey, 27), donde se puede ver el sol hundirse en el mar en su chill out tomando un rico coctel. Otra opción es la playa de Benirrás, en Sant Joan de Labritja, al norte de la isla. Allí no hay ningún local elegante sino buen ambiente de playa para presenciar la caída del sol con tambores y antorchas. En la zona oeste de Ibiza se encuentra la Cala Bassa, una playa de aguas cristalinas y arena blanca que, con las últimas luces del sol, crea efectos únicos; y el Cala Bassa Beach Club donde tomar copas, comer y escuchar buena música rodeado de un ambiente relajado.

Night market en Las Dalias

Este mercadillo con 30 años de historia es uno de los pocos recuerdos del movimiento hippie que quedan en Ibiza. El Night Market abre 19h a 1 de la madrugada todos los lunes y martes de junio a septiembre, y en agosto, todos los domingos. Durante esos días este lugar es mucho más que un simple mercadillo hippie; si bien podemos encontrar los típicos puestos de venta de bolsos ibicencos, pulseras y collares, sombreros y ropa, también se puede disfrutar de deliciosos zumos de fruta natural, espacios de relax con música, pequeños chiringuitos de comida e incluso zona para niños. Una propuesta alternativa para conocer otro aspecto de la noche ibicenca.

Mercadillo de Las Dalias. By DetFerMai , via Wikimedia Commons.