9.00h: Un desayuno tradicional

Para empezar el día no hay nada mejor que desayunar una ensaimada, la pasta dulce típica del archipiélago, en uno de los lugares más clásicos de la ciudad. Can Joan s'Aigó, el local tres veces centenario situado en pleno casco antiguo, ofrece las mejores ensaimadas recién hechas y servidas aún calientes.

10.00h: La catedral que reina en la bahía

Descendiendo por las calles del casco antiguo en dirección al mar, llegamos hasta la catedral de Santa María de Palma de Mallorca, más conocida por los mallorquines como La Seu. El monumental templo gótico reina sobre la bahía de Palma, la puerta marítima de la ciudad. En su interior se pueden admirar las cristaleras diseñadas por el arquitecto Antoni Gaudí que dotan la estancia interior de una luz única. Otro de los grandes atractivos de La Seu es la original obra del artista mallorquín Miquel Barceló, que con su particular estilo cubrió las paredes de la capilla con motivos de las bodas de Caná. Saliendo de la catedral, caminamos hacia los Jardines de s'Hort del Rei. De origen medieval, fueron remodelados en los años sesenta y actualmente incluyen elementos típicos de la arquitectura local junto con otros de estilo andaluz.

.jpg)
Jardines s'Hort del Rei: Arno.Ho

13.30h: Gastronomía palmesana en el Mercado de s'Olivar

Tras la visita, se impone un aperitivo más o menos copioso a modo de comida en el Mercado de s'Olivar, un edificio de referencia para los habitantes de Palma. En este lugar emblemático es obligado comprar alguno de los productos más típicos como la sobrasada o el palo, un licor tradicional, y almorzar en alguno de los establecimientos del entorno.

15.00h: El centro histórico

Caminando en dirección al mar se encuentra la Plaza Mayor, un buen sitio para hacer una breve parada y tomar un café. Hay que perderse, andar con tranquilidad y vagar sin prisa por las calles empedradas del casco antiguo. En alguna de sus tiendecitas se puede encontrar un siurell, la figurita de barro tradicional de la alfarería popular mallorquina que los pastores usaban antiguamente en las pasturas de los rebaños.

.jpg)
Plaza Mayor: Paucabot

17.00h: Tesoros del arte contemporáneo en Es Baluard

La visita a los grandes monumentos del gótico de los que presume la ciudad es totalmente complementaria la oferta artística de la que también se sienten muy orgullosos los palmensanos. Durante la tarde, nos acercamos al Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Es Baluard, cuyas exposiciones dan buena muestra de ello. Además del atractivo del recinto exterior del edificio, el museo reúne obras que proponen un recorrido desde el Modernismo hasta las Vanguardias del siglo XX, con la presencia de autores como Picasso, Léger, Munch... y por supuesto de Joan Miró.

19.00h: S'hora baixa

Siguiendo el trazado de las antiguas murallas se llega al Paseo Marítimo. Darse cita entre las siete y las ocho de la tarde en Es Pesquero, en el mismo Paseo Marítimo, para tomar un refresco permite disfrutar de s'hora baixa -como se refieren los locales a la puesta de sol- entre los perfiles de los barcos del puerto y el sonido de las cuerdas de los mástiles agitadas por el viento. Es Pesquero es una buena opción para quedarse a cenar, así como el Neo Gastrobar, cerca del Paseo Marítimo. Y para presupuestos más holgados otra opción es el Restaurante Peix Vermell, unas calles más arriba, en el casco antiguo.