Panteón

Uno de los logros más grandes de la antigua Roma combina una historia trascendental y gloriosa arquitectura.

En una capital repleta de riqueza arquitectónica conocida en todo el mundo, este templo de 2.000 años de antigüedad se erige como uno de los mayores monumentos al poder y a la ambición del Imperio Romano.

Aunque se construyó originalmente en el siglo I a. C. bajo el auspicio del general romano Marco Agripa, el Panteón de la actualidad fue en realidad diseñado por el famoso emperador romano Adriano en el año 126. No obstante, la inscripción que consta en su fachada se lo atribuye al primero: “Construido por Marco Agripa, hijo de Lucio, durante su tercer consulado”.

Famoso por su pórtico de ocho impresionantes columnas corintias de granito, con otras ocho detrás (todas ellas sostienen un vasto frontón triangular), el edificio principal del templo es en realidad una rotonda coronada con la que sigue siendo la bóveda de hormigón no armado más grande del mundo. El diámetro de la rotonda es de 43 metros y su altura desde el suelo de mármol ajedrezado hasta la parte más elevada de esta altísima cúpula es exactamente la misma. Aunque la bóveda es la característica más llamativa, tómate tu tiempo para apreciar el suelo, que no se ha cambiado desde la época del Imperio Romano.

Aunque en un principio se construyó como templo para los dioses de la Antigua Roma (“Panteón” significa “para todos los dioses”), esta estructura se ha utilizado como iglesia católica romana desde principios del siglo VII. Esta conversión al cristianismo tuvo una gran influencia en la decoración interior del edificio. Desde las muchas obras maestras del Renacimiento que ahora adornan los curvados muros de la rotonda hasta todos los cristianos notables enterrados en sus tumbas, incluido el rey italiano Humberto I y el famoso artista Rafael, el Panteón reúne la mitología romana y el dogma cristiano de una manera muy bella.

Cuando visites el Panteón, es posible que haya colas que atraviesen la Plaza de la Rotonda todos los días, ya que millones de turistas exploran este monumento poco espacioso todos los años. Aun así, no importa el tiempo que te lleve, no hay duda de que la espera merece la pena.

El Panteón se encuentra en el centro de Roma y abre los siete días de la semana. Dado que las calles de la zona son demasiado estrechas para los autobuses, la mejor manera de llegar hasta aquí es en taxi o a pie. No obstante, algunos autobuses se acercan bastante, si después no te importa caminar un poco.


Explorar más en Roma (y alrededores)


Hoteles cercanos

Los 10 mejores hoteles cerca de Panteón


Hoteles más reservados

Hoteles más populares cerca de Panteón

Ver todos los hoteles cerca de Panteón