1. Playa de Sant Sebastià

De sur a norte, la primera playa barcelonesa es la de Sant Sebastià. Como toda playa urbana cuenta con servicios de todo tipo: baños, redes para jugar a vóley, sombrillas y tumbonas para alquilar. Si damos un vistazo alrededor se observa el Hotel W, que se asemeja a una vela que quiere surcar el mar, y la torre de Sant Sebastià, con el teleférico que sube a Montjuïc. La parada de metro de Barceloneta, en la línea 4, es la mejor opción para llegar a ella, a tan solo 10 minutos andando.

Playa de Sant Sebastià: By W Barcelona (Own work) , via Wikimedia Commons

2. Playa de Sant Miquel

Junto a la playa de Sant Sebastiá se extiende la de Sant Miquel, una de las que guarda más historia de la ciudad. Con el barrio de la Barceloneta detrás, a pocos metros de la playa se encuentra la iglesia que le da nombre. Es más pequeña que las demás y sin embargo es una de las más concurridas por su situación privilegiada. No tiene zona de deportes, pero sí baños y bares y restaurantes muy cercanos en el paseo.

Iglesia de Sant Miquel, que da nombre a la playa. By Canaan (Own work) , via Wikimedia Commons.

3. Playa de la Barceloneta

La de la Barceloneta es una de las playas con más ambiente de la ciudad gracias al barrio que le da nombre y que la vigila desde atrás. Es suficientemente ancha para que, a pesar de que se llena a menudo, siempre haya un hueco para colocar la toalla. Se accede por la línea 4 de metro, parada Barceloneta, tras caminar recto durante diez minutos en dirección al mar.

La Barceloneta By Sergi Larripa (User:SergiL) (Own work) , via Wikimedia Commons

4. Playa del Somorrostro

Justo delante del Hospital del Mar se encuentra la pequeña playa del Somorrostro, que anteriormente pertenecía a la Barceloneta. Dos espigones la protegen por ambos lados y el tramo de restaurantes y locales que queda justo debajo del paseo marítimo ofrece terrazas muy apetecibles en las que degustar pescado fresco después de un buen baño. En la playa suele haber mucha gente joven y deportistas que aprovechan sus instalaciones.

5. Playa de Nova Icària

Más al norte de la playa de la Barceloneta, y justo después del Puerto Olímpico, se halla esta playa de ambiente familiar. Aunque no es muy larga, su amplitud permite el acceso a grupos numerosos. Aquí se puede practicar vóley y ping-pong, alquilar una tumbona y tomar un refresco cómodamente bajo el sol barcelonés. La parada de metro más cercana es Villa Olímpica, línea 4.

Playa Nova Icària. By Jordiferrer (Own work) , via Wikimedia Commons

6. Playa del Bogatell

Entre Nova Icaria y la Mar Bella, aparece la alargada playa del Bogatell. Pertenece al barrio del Poble Nou -queda justo detrás de su cementerio- y es una de las que siempre cuenta con un ambiente más animado. El chiringuito situado en su arena ofrece todo lo necesario para completar un día de playa perfecto, con arrocito y helados incluidos. Las líneas de autobús que paran más cerca son la 6, la 59 y la V27.

7. Playa de la Mar Bella

Siguiendo en dirección norte se llega a la bonita playa del Bogatell playa, conocida por su zona nudista. Además de áreas dedicadas al deporte -vóley, ping-pong y básquet- también cuenta con un chiringuito de lo más animado donde sirven comida, bebidas y refrescantes cócteles. El metro queda un poco lejos, por lo que es recomendable tomar un bus (el 26 y el V27) y apearse en la parada de Taulat-Bilbao, a escasos 10 minutos de la playa.

La Mar Bella, con zona para niños. By Jordiferrer (Own work) , via Wikimedia Commons

8. Playa de Llevant

A continuación de la playa de la Mar Bella se halla uno de los tramos de arena más tranquilos de Barcelona. Inaugurada recientemente y puesto que es suficientemente larga, está permitido llevar mascotas. Las paradas de metro más cercanas son Selva de Mar y Fòrum, de la línea 4.

9. Playa de Sant Adrià

Esta playa guarda una de las imágenes más reconocibles de todas las playas de Barcelona: las tres torres de Sant Adrià. Un ambiente de tranquilidad reina en ella, ya que no suele estar demasiado concurrida por estar un poco más apartada del centro de la ciudad. Se encuentra en el extremo norte de la Avenida Diagonal de Barcelona y las paradas más cercanas son Besòs Mar o Fòrum, de la línea 4.

Playa de Sant Adrià By Power max (Own work) , via Wikimedia Commons

10. Playas de Sitges

Cuando los barceloneses quieren cambiar de aires se acercan al vecino pueblo de Sitges, a unos 30 minutos en tren desde el centro de Barcelona. Este pueblo cien por cien mediterráneo, de calles empinadas y casas blancas es una de las joyas de la costa catalana. Sus playas urbanas disponen de todo tipo de equipamientos, tanto para hacer deporte como glamurosos chiringuitos, y buen ambiente. Muy cerca, en el paseo que ribetea la playa, se alinean toda suerte de restaurantes donde probar la sabrosa comida mediterránea.

Playa de Sitges, con la iglesia de Sant Bartomeu y Santa Tecla al fondo. By G.M Kowalewska (Own work) , via Wikimedia Commons