1. Cala Turqueta

En la costa suroeste de la isla y a pocos minutos en coche de Ciutadella, se encuentra la que para muchos es la mejor playa de Menorca, la Cala Turqueta. A pesar de su cercanía a la ciudad y la facilidad de acceso, ha sabido mantenerse intacta. La orilla tiene forma de media luna y una formación rocosa que se adentra en el agua la divide en dos mitades, una peculiaridad que convierte esta playa en algo único.

2. Cala Macarella

Las aguas turquesas de la Macarella son espectaculares y su entorno, verde y frondoso que llega hasta la misma arena, una maravilla. Dista poco de Ciutadella y se puede llegar en vehículo hasta un kilómetro de la playa. Los altos acantilados impiden la entrada de los vientos fuertes, por eso sus aguas cristalinas siempre ofrecen un aspecto plano y calmado, invitando a disfrutar de un largo baño.

3. Cala Macarelleta

Si la Macarella nos ha enamorado, nunca encontraremos el momento de marcharnos de la Macarelleta; la hermana pequeña que no tiene nada que envidiar a la mayor. La calita está tan cerca de la anterior que se pueden visitar juntas en la misma caminata y ofrece todavía más intimidad. Su entorno casi salvaje la convierte en el lugar perfecto para relajarse y olvidarse del mundo.

Bañistas en la Cala Macarelleta. By Jordiferrer (Own work) , via Wikimedia Commons

4. Cala Es Talaier

En el litoral sur menorquín sobresale esta playa de arena fina y aguas color esmeralda enclavada entre dos entrantes de rocas y rodeada de frondosa vegetación. Es ideal para pasar las horas tumbado bajo la sombrilla escuchando el vaivén de las suaves olas. Su entorno rocoso invita a llevar aletas y gafas para admirar el fondo marino.

5. Cala Morell

La Cala Morell, en el litoral noroeste menorquín, tiene un reclamo añadido difícil de superar por el resto de playas. Además de su belleza, en esta cala se puede conocer parte del pasado de Menorca en sus formaciones rocosas, en las que se han encontrado cuevas prehistóricas de la Edad de Hierro. El fondo es de arena y algas y sus aguas muy tranquilas gracias a las rocas que hacen de muro y no permiten el paso de las corrientes.

Cala Morell (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons.

6. Cala La Vall

A poca distancia de la Cala Morell nos espera la playa de La Vall. De mayor tamaño, está dividida en dos áreas que forman dos playas independientes. Es fácil acceder en vehículo propio hasta el parking habilitado y una vez allí se llega a la playa a través de un idílico sendero rodeado de arbustos que regala bellísimas panorámicas del horizonte.

7. Cala En Brut

En el extremo más occidental de Menorca se halla la cala En Brut, formada por rocas enormes desde las que se puede saltar al mar. Apenas tiene arena por lo que es una de las menos concurridas de la isla.

Cala en Brut (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons

8. Cala Pregonda

En la costa norte se extiende esta larga playa de 170 metros, cuyo aspecto contrasta con las playas del sur de la isla por el color de su arena, aquí más rojizo. Rodeada también de pinos y matojos y resguarda por rocas, es una playa que crea adicción, quien va una vez, repite.

Cala Pregonda. By Jle1bat (Own work) , via Wikimedia Commons