Inicio de la sección principal
Tipo de viaje
Vuelo 1
Vuelo 2
Vuelo 3
Vuelo 4
Vuelo 5
Cancelación gratuita

Busca entre más de 1.000.000 alojamientos y 550 líneas aéreas de todo el mundo

Busca entre más de un millón de vuelos, hoteles, paquetes y mucho más

Sin tasas de cancelación de Expedia por cambio o cancelación de casi cualquier reserva de hotel

Las mejores ofertas de alquiler de coches en Ginebra

Ver todos los alquileres de coches de Ginebra

Explora Ginebra

Descubre Ginebra con las guías de viaje de Expedia, que te indican los mejores hoteles, vuelos, paquetes de vacaciones y mucho más.

Alquiler de coche con Expedia en Ginebra

Entre los picos cercanos de los Alpes y la cordillera del Jura se halla la ciudad de Ginebra, en la bahía en la que el Ródano sale del lago Lemán. La capital del cantón de Ginebra es, además, la sede principal de Cruz Roja y la sede europea de la ONU, por lo que se la suele llamar Capital de la Paz. La ciudad está muy bien comunicada por tierra (la estación de Cornavin es una de las principales del país), agua (Ginebra cuenta con un servicio de barcos que atraviesan el lago Lemán) y aire, pues el Aeropuerto Internacional de Ginebra se encuentra a escasos cinco kilómetros del centro. Si te desplazas en avión, te sugerimos que alquiles un coche con nuestro servicio de alquiler de coches en Ginebra y que empieces la aventura de explorar esta hermosa ciudad desde el propio aeropuerto.

El símbolo de la metrópolis más pequeña del mundo es el famoso Jet d'Eau, un surtidor de agua de 140 metros de altura a orillas del lago. Originariamente se utilizaba como limitador de presión de la conducción de agua destinada a la maquinaria utilizada en joyería, pero en 1891 se decidió elevarlo e iluminarlo. El Jet d’Eau lanza un chorro de 500 litros de agua por segundo a casi 200 kilómetros por hora que pesa más de cinco toneladas. Las mejores vistas se obtienen desde los Bains des Pâquis, donde todo Ginebra se reúne en verano para bañarse y en invierno para disfrutar de la obligada fondue antes de entrar en la sauna. Sobre la orilla izquierda se alza el casco antiguo, con su barrio comercial. En él destacan la plaza Bourg de Four, la más antigua de la ciudad, y la catedral de San Pedro, que goza de unas vistas envidiables. Eso sí, ¡antes hay que subir los 157 escalones para llegar a la torre! Los muelles, abundantes parques y animados callejones del casco antiguo con sus tabernas y elegantes galerías de arte invitan a callejear. Una de las calles antiguas mejor conservadas es la Grand Rue, en la que nació Jean-Jacques Rousseau. Con nuestros coches baratos en Ginebra no te costará nada moverte de un punto a otro de la ciudad y descubrir los rincones con mayor encanto.

Ginebra no solo es el centro de la diplomacia y los congresos, sino también de la cultura, las ferias y las exposiciones. Consulta nuestras ofertas de alquiler de coches baratos en Ginebra y sumérgete de lleno en su vida cultural. Te recomendamos que no te pierdas el Grand Théâtre, el edificio de la ópera, ni sus museos, como la Maison Tavel (máximo exponente de la arquitectura medieval civil suiza), el Museo de Arte e Historia y el Museo Rath. Patria de la industria relojera de lujo (no en vano las marcas Chopard y Rolex son originarias de la ciudad), Ginebra acoge asimismo el Museo del Reloj y el horloge fleurie (Reloj de Flores), creado en 1955. Y ya que hablamos de flores, ¿por qué no te pones al volante de uno de nuestros coches baratos de alquiler en Ginebra y te acercas hasta alguno de los bellos parques de la ciudad? El recorrido que te llevará por el puente de Mont-Blanc y el Quai de Mont-Blanc hasta el parque Mon Repos llenará de hermosas instantáneas tu álbum de fotos. Siguiendo más allá por esta avenida llegarás al parque Ariana y el jardín botánico, con unas vistas inolvidables al lago.

Si en tu apretada agenda encuentras tiempo para descubrir los alrededores, aprovecha la independencia y libertad de movimientos que te proporcionan nuestros coches de alquiler baratos en Ginebra para escaparte hasta el Mont Salève, ubicado en la vecina Francia y situado a tan solo 15 kilómetros de distancia. Se trata de un auténtico paraíso para todos los aficionados a la naturaleza y el aire puro, y ofrece una vista panorámica singular de Ginebra, el puerto Rade, el lago Lemán y la cordillera del Jura. Sin embargo, este lugar no solo atrae a los paseantes, sino que también ofrece innumerables posibilidades para practicar deportes: alpinismo, ciclismo de montaña, parapente, ala delta y esquí nórdico, entre otros. Ahora que sabes todo esto, seguro que no puedes esperar a verlo con tus propios ojos. Consulta nuestras ofertas de hoteles en Ginebra y planifica ya tu estancia en la ciudad.