Gastronomía

Saborear la ciudad recorriendo su casco viejo es un plan ideal ya que no es nada difícil dar con un buen sitio donde comer en Santiago de Compostela. Sin duda, la empanada gallega es la reina de la gastronomía compostelana y para probarla nada mejor como visitar O gato negro (Rúa da Raíña, s/n). Desde la Edad media la Rúa do Franco ha sido un lugar dedicado al buen comer, con el exquisito pulpo a feira (servido con patatas cocidas y aliñado con sal gruesa, aceite y pimentón) como estandarte. A ambos lados de esta estrecha calle se alinean tabernas y tascas donde zamburiñas, santiaguiños y vieiras hacen las delicias de cartas como la de A Taberna do Bispo (Rúa do Franco, 37). Para el postre, una recomendación, en Casa Mora (Rúa do Vilar, 50) hacen las mejores tartas de Santiago (a base de almendras, huevos y azúcar) de la ciudad.

Las vieiras es uno de los manjares tradicionales gallegos, y su concha, símbolo de la ciudad y del Jacobeo. Tapas courtesy ©2016 Turismo de Santiago www.santiagoturismo.com

Ciudad universitaria

Santiago es milenaria, pero tiene el alma joven. Esto se debe al gran ambiente universitario que inunda las rúas del casco viejo. Fundada en el año 1495, la Universidad de Santiago de Compostela es una de las más antiguas del mundo. Merece la pena concertar alguna de la visitas guiadas que ofrece la institución para saber más acerca de sus edificios históricos como el Colegio de Santiago Alfeo o Pazo de Fonseca (Plaza de Fonseca, 2), Colegio de San Xerome y la Facultad de Geografía e Historia (Praza da Universidade, 1).

Estatua de Alonso de Fonseca, arzobispo de la ciudad que definió las líneas de la Universidad. Estatua de Fonseca courtesy © 2015 Contando Estrelas Creative Commons/Flick

Naturaleza

La lluvia es un elemento ornamental más de la ciudad, que le confiere una pátina de nostalgia que encandila a todo viajero y sobre todo colorea de verde sus paisajes. Para sumergirse en su naturaleza exuberante es ideal pasear por el Parque Da Alameda y disfrutar de una preciosa vista de la catedral de Santiago. Por los alrededores se abren multitud de propuestas naturales: descubre los bosques de fresnos, castaños y avellanos en la senda botánica de Carboeiro y revive el pasado en la vieja ruta de los pescadores en Boqueixón o, si lo deseas, puedes hacer alguno de los recorridos en bicicleta BTT que propone Turismo de Santiago de Compostela (www.santiagoturismo.com).

.jpg)
El parque de Alameda es perfecto para relajarse dando largos paseos mientras se contemplan unas maravillosas vistas. Alameda y Campus Sur courtesy ©2016 Turismo de Santiago www.santiagoturismo.com

Arte y patrimonio

El casco viejo de Santiago fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985. Es recomendable recorrerlo a pie y dejarse llevar a través del trazado de sus callejuelas medievales. Como colofón del recorrido hay que sentarse en la Plaza del Obradoiro para observar la maravilla de los edificios que se sitúan alrededor: el Palacio Rajoy, el Hostal de los Reyes Católicos, el Colegio de San Jerónimo, y en frente, la catedral de Santiago. Esta obra maestra del románico custodia las reliquias del santo al que debe su nombre la ciudad. Una vez delante del magnífico templo, hay que detenerse a contemplar los detalles del Pórtico de la Gloria esculpido por el maestro Mateo. En el interior, cada viernes a las 19:30, el gran botafumeiro oscila por encima de la cabezas de los visitantes .

Merece la pena subir hasta los tejados de la catedral para disfrutar de un insólito recorrido con vistas sobre la ciudad

Fotografía de portada: La catedral de Santiago aguarda a los peregrinos al final de su camino. Peregrino courtesy ©2016 Turismo de Santiago www.santiagoturismo.com