Tate Modern

Una central eléctrica abandonada a orillas del río Támesis es el lugar ideal para albergar la galería nacional de arte moderno de Gran Bretaña.

En la galería Tate Modern están presentes desde los grandes artistas del arte moderno ya consolidados hasta los pertenecientes a la nueva vanguardia. La Tate Modern está enclavada en la central eléctrica de Bankside, que fue rediseñada con mucho estilo en el año 2000 por el grupo de arquitectos suizos Herzog & de Meuron.
  
Cruza la entrada de la Tate Modern hacia la espaciosa sala de turbinas, que recorre el edificio en toda su longitud. Actualmente este espacio ya no contiene maquinaria, sino que acoge exposiciones temporales a gran escala que a menudo sorprenden y maravillan al visitante. Tras dejas atrás las cámaras de ebullición de la central eléctrica, encontrarás la colección permanente de la galería, que contiene piezas únicas de Matisse, Dalí, Picasso y otros grandes artistas de diversas corrientes artísticas, desde el impresionismo al surrealismo.

Explora las cuatro secciones del edificio, donde se encuentran obras que abarcan desde el siglo XX hasta la actualidad. Las secciones se organizan por temas en lugar de en orden cronológico. En 2012 se adjuntó a la Tate Modern una torre de cristal dedicada a la fotografía, al vídeo y a las artes gráficas. Asegúrate de comprobar el programa de The Tanks, un espacio en constante cambio que se encuentra en la planta 0. Si estos antiguos y cavernosos tanques de petróleo ya son extraordinarios de por sí, ahora además son escenario de eventos y artes escénicas.

Cada año visitan la Tate Modern cuatro millones de personas, lo que la convierte en una de las galerías de arte moderno más populares del mundo. Su creciente importancia y sus en ocasiones polémicas exposiciones atraen a público de todas las edades, incluso a aquellos no interesados en el arte tradicional.

Aunque a veces entender el arte moderno puede ser todo un reto, la Tate Modern se esfuerza por que sus exposiciones y colecciones estén al alcance de todos. Únete a una de las visitas guiadas de 45 minutos para apreciar aún más cada colección. Y no olvides anotar los números de las obras que más te gusten, ya que podrás comprar postales y láminas en una de las tres tiendas de la galería.

Si te apetece tomarte un respiro entre exposición y exposición, dirígete a la cafetería que está junto al río o al restaurante de la sexta planta, que ofrece unas magníficas vistas de Londres. En cambio, si sigues con ánimo para seguir viendo arte, sube a bordo del barco Tate to Tate para hacer un crucero río arriba hasta la galería hermana de la Tate Modern, la Tate Britain.

La Tate Modern está ubicada en el centro de Londres, cerca de otras muchas atracciones. Abre todos los días. La entrada es gratuita, excepto para las exposiciones especiales. La estación de metro Southwark se encuentra a poca distancia a pie.


Explorar más en Londres (y alrededores)


Hoteles cercanos

Los 10 mejores hoteles cerca de Museo Tate Modern


Hoteles más reservados

Hoteles más populares cerca de Museo Tate Modern

Ver todos los hoteles cerca de Museo Tate Modern